Paz a todos los hombres (y mujeres) de buena voluntad

Mis hijos me han pedido que escriba un deseo en un papel y que meta el papel bien doblado dentro de un frasco de vidrio transparente que han colgado del árbol de Navidad, como un adorno más.

Ellos ya lo habían hecho, cuando me lo han dicho esta mañana. Yo me he puesto a hacerlo esta tarde.

En estas situaciones, lo primero que te viene a la cabeza es el deseo clásico y genérico de paz y amor, más clásico aún en estas fechas: “¡Paz y amor a los hombres y mujeres de buena voluntad!”, Pero he pensado que no, que aunque también lo deseo, los deseos que pondría en el frasco de nuestro árbol de Navidad serían deseos de proximidad. Y he escrito: “¡Que los presos políticos vuelvan a casa pronto!”

Tras pensarlo un poco, he decidido abusar de la paciencia de quien sea que nos ha de ayudar a hacer que se cumplan y he cogido otro papelito, a escondidas de mis hijos, no sea que digan que hago trampa. Encerrado en mi habitación he puesto: “¡Que Cataluña se convierta en una república como quiere la mayoría de catalanes, que será bueno para todos!”

Y, antes de dejar caer el papelito bien doblado dentro de la botella, he cerrado los ojos.

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s