A río revuelto, ganancia de pescadores

Después vienen, claro está, los que piensan que a río revuelto, ganancia de pescadores, y procuran arrimar el ascua a su sardina ―a pesar de lo trágico de la situación―, los manipuladores que sacan provecho de los acontecimientos encontrándoles una explicación que favorezca sus intereses.

Son deleznables, y sin embargo siempre los ha habido. De la constatación de esa realidad surge el convencimiento generalmente aceptado de que siempre habrá manipuladores. Yo, por mi parte, creo además que la humanidad no tiene remedio y que este mundo no lo arregla ni dios.

Decimos no entender las razones que mueven a un fanático a segar vidas. ¿Con que fin? ¿Qué ganan con ello?, nos preguntamos muchos queriendo saber. Pero, al mismo tiempo, existe también quien crea confusión entre las mentes menos críticas e instiga el odio entre hermanos insinuando que un acto terrorista es consecuencia de la legítima aspiración de un pueblo a decidir su futuro. Con similares intenciones, también hay quien manipula unas imágenes para que sólo aparezcan en ellas aquéllos que le convienen a él, porque son los que mandan y le pagan el salario y lo han colocado ahí porque es de su mismo partido. Y los beatones de misa diaria, hipócritas sin igual que ven la paja en ojo ajeno antes que la viga en el suyo propio.  Y en este repertorio no pueden faltar los perfeccionistas, los que buscan fallos donde quizá los hubo sin considerar que nunca podremos prever lo imprevisible. Ni los iluminados que no sólo saben lo que harían con los terroristas, sino que, además,  saben lo que habría que hacer para acabar con esa lacra.

Yo no creo que haya soluciones a corto plazo.

Los gobiernos aplican recetas policiales creyendo que con ellas erradicarán el terrorismo, pero esas recetas solo consiguen ―en el mejor de los casos y afortunadamente― minimizar los daños que acaban produciéndose más tarde o más temprano. Pero, por pocos que sean los daños, el precio en vidas humanas siempre es muy alto. Se trata, por tanto, de un tratamiento necesario ahora mismo, pero ineficaz para resolver el problema.

Vivimos en un mundo dividido entre ricos y pobres de muy diferentes niveles y yo pienso que el problema tiene su raíz en esas diferencias. No sé si existe una solución definitiva, pero si la hay, estoy convencido de que pasaría por una educación que nos permita recuperar nuestra conciencia colectiva, el sentimiento de pertenencia al grupo del que formamos parte; una educación que nos haga sensibles al sufrimiento de los demás y, por tanto, que nos permita entender que hemos de cooperar solidariamente para conseguir un reparto más equitativo de los recursos y de la riqueza, un reparto que reduzca las desigualdades.

Todos los seres humanos somos iguales aunque ocupemos lugares distintos de nuestro planeta.

.oOo.

Acabo de recibir un mensaje en el móvil que dice que los Mossos d’Esquadra han abatido al terrorista fugitivo, que se ha resistido.

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s