Quietud ignaciana

Ayer, en mi diario, hablaba de un individuo con una capacidad extraordinaria. Se trata del protagonista de una ficción cinematográfica, que puede percibir lo que va a pasar a continuación, es decir, que puede predecir lo que pasará con cierta antelación, normalmente pequeña. Por lo tanto, este personaje puede modificar el futuro haciendo lo que iba a hacer de manera diferente.

Al final, yo fabulaba con la posibilidad de que este personaje nos viniera a ver, a pasar unos días entre nosotros, aquí, en Cataluña, y comprobar si su habilidad le permitía desentrañar una situación tan confusa como es la de nuestro país. A mí, al menos, me vendría muy bien que alguien fuera capaz de decirme que ha de venir después, porque, a estas alturas, estoy hecho un lío.

Y no es que yo no esté informado, que intento estarlo: leo las noticias y los artículos de opinión que se publican en diarios digitales, y sigo los comentarios de unos y otros en las redes, pero, a pesar de todo, o quizá por eso mismo, me temo que nadie sabe cómo se destrabará la situación. También leo las aportaciones de Cotarelo a través de su blog. El politólogo tiene la cabeza muy claro y sus análisis me sirven siempre para orientarme y saber dónde estoy. Pero hoy incluso él dice que “Algo habría que hacer” y, si no lo he entendido mal, es Rajoy ―”tan aficionado a la quietud ignaciana”, dice Cotarelo― a quien corresponde mover ficha. Así que, si es el campeón del inmovilismo quien debe tomar la iniciativa, ¡estamos apañados!

El panorama es desolador. El Parlamento de Cataluña no se puede constituir como debe mientras todos los diputados electos no hayan retirado sus actas correspondientes. ¿Cómo lo harán los encarcelados y exiliados? El “sheriff” Zoido sigue presumiendo de buen pulso y amenazando con más encarcelamientos. No investiga la actuación de sus efectivos el 1 de octubre, pero ordena una investigación inmediata y urgente para averiguar qué pasó con su cena de Navidad. Nadie, ni siquiera quién debería ejercer de oposición, exigirá explicaciones del coste desmesurado de este despliegue tan injustificado como innecesario. Ahora quieren controlar las redes para poder perseguir y encarcelar también a los particulares que les critiquen. Montoro nos sigue apretando las clavijas y aún amplía el número de comunidades díscolas y las interviene. Hay quien se inventa un país nuevo y especula sarcásticamente con él para criticar a los independentistas cuando lo que pasa, en el fondo, es que no digiere que el independentismo ha crecido y ha vuelto a ganar y a obtener mayoría absoluta. Es lo que tiene ser la lista más votada pero no poder gobernar ni con tus socios de 155, a quien has robado los votos.

Y es que la realidad supera la ficción y, aunque fuera posible, el protagonista de la película que vi ayer no querría venir a vernos si no fuera para hacer turismo. Eso de anticipar el futuro, cuando el futuro depende de Rajoy, es complicado sino imposible, incluso para un personaje de ficción.

Así que, dejémonos de fantasías y ciñámonos a la realidad, enredada y desconcertante. Lo mejor de estos días ha sido que hemos podido pasarlos en familia y que ayer nos dijeron que los policías y guardias civiles que vinieron para impedir el 1 de octubre, marchan decepcionados este fin de semana: ¡Hasta nunca! Lo peor es que aún tenemos exiliados y presos y que no sabemos qué pasará.

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s