Vivir para ver

En casa hemos superado con éxito una semana complicada y poco a poco las cosas vuelven a la normalidad.

Ayer, el juez belga que debe dar respuesta a la petición de extradición dictada contra Puigdemont y los consejeros exiliados, les dio de margen hasta el 4 de diciembre para que preparen las respectivas defensas.

A media tarde fuimos al centro de la ciudad, a ver a una amiga que inauguraba la nueva ubicación de su tienda de ropa. Desde casa nos es obligado pasar por la plaza del Ayuntamiento si queremos ir por el camino más directo, como era el caso ayer. A medida que nos acercábamos nos sorprendió mucho el gran despliegue de mozos de escuadra antidisturbios que había por las calles del casco antiguo. Hasta 8 furgones con las respectivas dotaciones vimos estacionados. Al entrar en la plaza, aún había dos más, flanqueando el edificio del Ayuntamiento a ambos lados, y un rompecabezas de vallas metálicas protegía la fachada principal y el acceso a la Casa de la Villa del asalto de quien quisiera intentarlo.

Entonces ya sospechamos que debía haber convocada una concentración de partidarios de la unidad de España de la que no teníamos conocimiento. Nuestra amiga, que tiene el negocio a pocos metros de allí, nos lo confirmó. Al desplegarse, la policía habría advertido a los tenderos y habría justificado la dimensión del dispositivo de prevención basándose en las experiencias similares más recientes.

Es triste la fama provocadora y violenta que acompaña a esta gente, que pueden tener las ideas que quieran y defenderlas y expresarlas libremente y pacíficamente, como todo el mundo. Su problema, sin embargo, es que son muy viscerales ―o eso en parece a mí, cuando los veo actuar― y que, por serlo, probablemente se dejan manipular por grupos radicales y minoritarios que se les infiltran y son los que acaban provocando disturbios como los que ayer se pretendía evitar en Igualada.

Desgraciadamente, ya son muchas las acciones que se han llevado a cabo en nuestra ciudad a favor del proceso por la independencia a las que me he incorporado y nunca había visto un despliegue como el de ayer, ni tampoco que tuviera que protegerse el Ayuntamiento. Y eso que siempre han sido concentraciones mucho más multitudinarias que la de ayer ―incluso las menos numerosas―, que en el momento más álgido, apenas pasaba de los cien asistentes.

Las listas por 21D ya están cerradas. A un mes vista, aunque todavía no estamos en campaña, las diferentes formaciones ya tienen a pleno rendimiento sus maquinarias, sobre todo ―¿o me lo parece a mí?― las del frente constitucionalista. Al PP le crecen los enanos en los tribunales de justicia y parece, además, que María Dolores de Cospedal ―responsable del ejército español― ha caído de cuatro patas en una broma que le han gastado unos humoristas rusos que le han hecho creer que Letonia estaba dispuesta a enviar sus tanques a Cataluña para apoyar al gobierno de Madrid.

Vivir para ver.

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s