Bruselas

31 de octubre de 2017

Aún no he tenido tiempo de escribir sobre la comparecencia de Puigdemont en Bruselas cuando ya me ha sorprendido ―es una manera de hablar― una noticia nueva. A estas horas, la Audiencia Nacional ya lo ha citado a declarar, como a todo su gobierno.

Confieso que estaba expectante a pesar de que Oriol Junqueras nos advirtió el domingo de que iban a pasar cosas que acabarían teniendo sentido aunque no lo pareciera. Y, aunque estaba también un poco inquieto por la falta de noticias durante el fin de semana, decidí confiar nuevamente en ellos. Ayer, ya lunes, se supo que el gobierno catalán se había dividido y que, mientras la mitad de sus miembros permanecía en Catalunya, Puigdemont estaba en Bruselas con el resto, y que hablaría el martes antes los medios internacionales. Así que esperé a que compareciera.

Puigdemont ha dicho en primer lugar que no se ha querido poner en riesgo a los funcionarios y que por eso no se ha adoptado una actitud de resistencia. No me han parecido mal las razones que ha dado para explicar su presencia en la capital de Europa: Es un ciudadano europeo de pleno derecho y puede desplazarse libremente por todo el territorio común; las expectativas de una reacción virulenta del estado español se vieron confirmadas el lunes con la presentación de las querellas de la Fiscalía General contra el gobierno y el parlamento catalanes; confirmando las sospechas que se tenían, las querellas persiguen personas e ideas ―no delitos―, de manera que, en estos momentos, España no ofrece a los investigados las garantías suficientes de que tendrán un proceso justo e imparcial. Para reforzar su afirmación, Puigdemont ha recordado a los periodistas de todo el mundo que el redactor de la querella, José Manuel Maza, fue recusado por el parlamento español, a pesar de lo cual accedió al cargo por su afinidad con el partido en el gobierno.

En definitiva, ha venido a decir que Bruselas le ofrece seguridad y libertad de movimientos para seguir trabajando por la República. Y también, aunque no lo haya dicho, una buena plataforma para seguir dando a conocer al mundo la causa catalana y las novedades que se produzcan.

Puigdemont también ha aceptado el reto de las elecciones convocadas por Rajoy para el 21 de diciembre y llama a conseguir una mayoría incontestable en las urnas. “Nunca nos han dado miedo las urnas”, ha dicho. Y ha añadido que el gobierno y el pueblo de Catalunya aceptarán el resultado que se dé, sea el que sea. Y, a continuación, ha lanzado al aire la gran pregunta: “¿Lo aceptarán PP, PSOE y Ciudadanos?” Y los ha emplazado a responder.

Al anunciar las medidas que proponía al Senado español para activar la aplicación del artículo 155 de la Constitución, Rajoy habló de 6 meses como tiempo máximo para celebrar las elecciones catalanas. Sin embargo, una vez con la luz verde del Senado, al ponerlo en marcha, anunció el 21 de diciembre como fecha de los comicios. ¿A qué se debe ese cambio de actitud tan brusco?, nos preguntamos todos. Y la mayoría creímos que había recibido presiones de Europa para acelerar su proceso de vuelta a la normalidad. De hecho, recibió de inmediato un mensaje del Consejo de Europa conminándole a utilizar la fuerza de la razón y no la razón de la fuerza.

Fuimos todos muy optimistas y muy ingenuos porque interpretamos que el supuesto toque de atención de Europa significaba que las cosas iban tomando el buen camino, y no es así. Hoy mismo he leído que el conservador italiano Antonio Tajani, presidente actual del Parlamento Europeo ―muy reciente premio Princesa de Asturias―, ha manifestado que “La democracia es la democracia. España es un país democrático. Nadie va a reconocer a Cataluña como un estado. Y creo que la solución de votar es la mejor. Gane quien gane, la independencia no se puede hacer”.

También Pedro Sanz, vice-presidente del Senado español, en una entrevista que el diario La Razón ha publicado hoy mismo, se ha manifestado en el mismo sentido: “Si no cumple la legalidad se le requerirá que lo haga y volveremos a hacer lo mismo”, ha dicho, refiriéndose al gobierno de la mayoría independentista que pudiera surgir del 21D.

Así que la pregunta que ha lanzado Puigdemont, parece pertinente. Y a mí me parece que incluso se queda corta, porque no creo que el problema de fondo sea si el bloque constitucionalista ―la alianza PP-PSOE-Ciudadanos― acepta o no el resultado de la votación. Aunque sólo sea de cara a la galería lo aceptarán, más ahora que todo el mundo nos mira con atención. A mi modo de ver, el problema de fondo es y siempre ha sido la independencia y las dos posturas que genera en torno suyo, tan dispares, tan contrarias, irreconciliables. Con elecciones o sin ellas, el problema de fondo continuará estando presente y volverá a aparecer en toda su crudeza si los comicios los ganan las fuerzas que defienden la independencia, que ya han manifestado su intención de presentarse.

Así que me pregunto, ¿qué podrán hacer si no pueden promover la independencia que ansían? ¿Para qué habrán servido las elecciones? Y tengo la sensación cada vez más clara de que España no cambiará ni en una coma la esencia de la Constitución actual, que la reforma que dicen PP y PSOE que abordarán será una mera operación de maquillaje ―si llega a serlo― y que la unidad del territorio español continuará siendo un dogma de fe indiscutible, so pena ―si lo ponemos en cuestión― de que nos vuelva a caer encima todo el peso de la ley y del artículo 155.

Así que, ¡ya me diréis!

Una resposta a “Bruselas

  1. Por eso es tan importante la lucha del pueblo. Hacer entender que la república no es más que la solución, tanto para Catalunya como para España. Que la Catalunya actual es plural, que cabe todo el mundo, que se puede uno sentir español y vivir en Catalunya. El PP no marchará nunca del poder mientras pueda sujetarnos. Y para España es muy cómodo seguir viviendo de la misma manera. Así que no vamos a desistir. Quizá no sea 2017, pero en 2018, la República será efectiva. Yo ya me siento republicana!

    Liked by 2 people

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s