Sin más

Hoy vuelve a ser un día clave. En todo este proceso ha habido otros ya, pero hoy es importante porque a las 4 de la tarde el Parlament de Catalunya empezará un pleno que será el inicio de un punto de inflexión que, como mucho, durará dos días. Lo que venga después ―aunque parece previsible―, debe confirmarse y ya será otra cosa.

Durante estas semanas he venido hablando sobre Catalunya y su deseo de independizarse de España, y escribiendo sobre las razones que me han llevado a adoptar la postura que he hecho mía. Y también he explicado desde el corazón cómo estoy viviendo todo el proceso. Hoy voy a hacerlo incorporando las conclusiones que está elevando al tribunal la fiscal del caso Gürtel. No me extenderé.

Según esas conclusiones, parece probado que el Partido Popular es una estructura organizada y diseñada para delinquir de modo reiterado a lo largo del tiempo y que se ha financiado de manera ilegal. También parece demostrado que en tan turbios manejos se hallan involucrados muchos de los miembros más insignes del partido ―incluido el Sr. Rajoy, presidente del Gobierno de España.

Y, siendo así, por si el resto de razones expuestas hasta hoy no fueran suficientes, yo me niego a seguir gobernado por un hatajo de ladrones. Como ya he dicho en algún otro lugar, si los españoles están dispuestos a depositar de nuevo su confianza en ellos, que lo hagan y les den carta blanca para seguir expoliando su país. Pero en Catalunya el Partido Popular no tiene representatividad suficiente porque los catalanes no lo votamos mayoritariamente y, por lo tanto, no tenemos por qué aguantar más tiempo las decisiones dictatoriales, erráticas, represivas, lesivas, ni soportar el trato discriminatorio e injusto que nos dispensa un grupo de facinerosos.

El 1 de octubre se rompió el vínculo que unía Catalunya a España. Lo rompió el Gobierno español al ordenar la brutal represión policial que ordenó. Desgraciadamente, el Gobierno español no fue el único, también rompieron ese vínculo quienes gritaron “¡A por ellos, oé!”, que fueron muchos y no sólo guardias civiles. Desgraciadamente, el Gobierno español no fue el único, posteriormente también han roto ese vínculo los partidos que le han dado apoyo en la aplicación del artículo 155, especialmente el PSOE-PSC, por más que ahora exija una aplicación moderada. ¿Acaso no sabían los socialistas de qué pie calza el Partido Popular?  Ahora ya es tarde para echarse atrás y aunque manifiesten su discrepancia, por más vehemente que sea el modo de manifestarla, el mal ya está hecho. Hoy ya tenemos dos presos políticos y el Gobierno español tiene las manos libres para arrasar Catalunya usurpando las funciones del Govern, interviniendo el Parlament, sometiendo a los Mossos y acallando a los medios públicos de comunicación. Y está por ver cuántas fechorías más.

Así que, si a todo ello añado las razones históricas y culturales que nos asisten, llegados al punto en el que estamos, creo que debemos optar por declararnos independientes y proclamar la República Catalana. Sin más.

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s