Memoria

De cuanto haya de pasar esta semana, lo único que parece seguro es que el Senado español aprobará el viernes próximo la entrada en vigor del tristemente famoso artículo 155, y que lo hará en las condiciones que le propuso el Consejo de Ministros extraordinario del sábado pasado.

Siempre he tenido problemas para ubicar los hechos en el tiempo en que ocurrieron y esos problemas han convertido mi vida es una sucesión desordenada y caótica de recuerdos que he de poner en orden siempre que he de recurrir a ellos. O intentarlo, por lo menos. Es por esa razón ―y también porque me gusta escribir― que, de un tiempo a esta parte, escribo esta especie de diario donde registro los hechos que despiertan mi interés ―para no olvidarlos― y los pensamientos e impresiones que me sugieren.

Pues bien, es por mis problemas de memoria que dejo constancia aquí de que Mariano Rajoy, en nombre del Gobierno del Partido Popular, propuso al Senado la aplicación del artículo 155 de la Constitución y que las condiciones propuestas son tan severas que suponen la suspensión de la autonomía ―debe ser así sin duda porque Rajoy aseguró que no era así y lo repitió varias veces sin que nadie le preguntara― y son consideradas inconstitucionales por algunos constitucionalistas y un golpe de estado a la democracia por muchos medios de comunicación internacionales de prestigio.

Anoto también que las medidas las anunció Rajoy genéricamente primero y las desgranó Soraya Sáez de Santamaría a continuación, con todo detalle y con mucha satisfacción. Y que, para hacerlo, contaron con el apoyo incondicional de Ciudadanos y del PSOE. Del partido de Albert Ribera era esperable, estando como está más a la derecha incluso que el Partido Popular. Lo del Partido Socialista Obrero Español es bochornoso, sencillamente.

Acabo de escribir el nombre completo del partido expresamente, para recordarle a Pedro Sánchez el significado de la O del acrónimo ―por si lo ha olvidado―, un significado incompatible con cualquier alineamiento con la derecha ―la más extrema y reaccionaria de los últimos tiempos, además―, sobre todo cuando lo que propone esa derecha es coartar las libertades del pueblo.

Y, como decía, lo anoto para no olvidarlo, aunque es tan grave que será difícil olvidarlo incluso para mi maltrecha memoria.

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s