Cena

Había decidido que haría mi maleta, pero cuando iba a ponerme a ello, me ha apetecido escribir un rato. Aunque me gusta tenerlo todo controlado con antelación, no hay prisa. Las vacaciones empiezan mañana y tengo tiempo de sobra.

Cuando ayer hablaba de la tranquilidad que supone no haber de responder ante nadie, no me refería a que en adelante haya de utilizar modos agresivos de expresarme ―contra nada, contra nadie― sino a que, cuando escribo sabiendo que invitaré a mis amigos a leer lo que resulte, y escribo de algo sobre lo que sé que no piensan como yo, lo hago coartado hasta cierto punto. Ahora eso ya no ocurrirá, podré expresarme con total libertad sin temor a herir ninguna susceptibilidad. Al no compartir mis escritos en Facebook quien los lea lo hará por voluntad propia, porque habrá querido entrar en mi blog.

Esta noche hemos dormido poco. Ayer fuimos a cenar a casa de Gemma y Marià, amigos tan recientes que ninguna pareja conocía a la otra físicamente. El encuentro fue muy bien y pasamos una velada tan agradable que se alargó hasta las dos de la madrugada.

Hoy hace dos años que murió el padre de Anna.

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s