La nevera

Vivió creyéndose insignificante y acabó convencido de que era invisible. Aburrido de no ser nadie, decidió borrarse del mapa discretamente y desaparecer sin dejar rastro. Lo intentó dándose de baja de las redes sociales, pero nadie se dio cuenta ni lo echó de menos.

Desesperado, salvo la electricidad, suspendió todos sus pagos, pero no cerró la cuenta corriente. Sólo entonces se suicidó metiéndose en el frigorífico para no hacer ruido ni molestar con malos olores. Ni siquiera los vecinos se enteraron hasta la reunión de propietarios. Y fue porque no se presentó y le tocaba ser presidente.

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s