Lindezas

El señor Linde ha dicho una lindeza. Ahora comprendo en toda su extensión el significado de ese vocablo que el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define, en una de sus acepciones, como “hecho o dicho gracioso”.

Empresarios y patronal ya le han reído la gracia. Más aún, se deben estar frotando las manos. Al Gobierno, que ya de por sí tiene ideas graciosas, sólo la faltaba que alguien gracioso le diera ideas más graciosas que las suyas para aplicarse a aplicarlas. Sólo es cuestión de tiempo.

Para proponer contratos de trabajo con salarios por debajo del mínimo interprofesional, que actualmente está fijado en 645,30 euros mensuales con 14 pagas anuales, no hace falta haber coleccionado titulaciones de prestigiosas universidades internacionales. Una medida así la podía haber propuesto cualquier mentecato, pero un mentecato nunca la habría incluido en el informe anual del Banco de España por más que fuera su gobernador. Y no lo habría hecho porque, más que políticamente incorrecta, es una medida obscena.

Para proponer algo así, hay que ser un mal nacido y no tener entrañas.

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s