¡El otoño es hermoso!

TardorEl mes de agosto languidece, septiembre ya está a la vuelta de la esquina. El verano se acaba (o se acabará en unas pocas semanas) independientemente de la climatología.

Ya es notable la apropiación que la oscuridad está haciendo de horas que eran de luz. El personal ha acabado (o está acabando) sus vacaciones. Las calles se van llenando de actividad y de tránsito y (sin que nos hayamos dado cuenta) nuestros hijos habrán vuelto a la escuela y nosotros al trasiego y al estrés habituales durante nueve meses, de aquí a nada.

Los días de verano son más largos y se prestan a disfrutar la vida de una manera más lúdica, más disoluta y relajada, menos encorsetada por la rutina diaria. En verano todo es relativo, siempre hay tiempo para todo, nada es demasiado importante ni demasiado urgente.

Siempre se han asociado otoño y melancolía. De hecho, parece que está demostrado que existe una relación directa entre estados de ánimo depresivos y esta estación del año. Pero, en los últimos tiempos, hemos ido más allá y vivimos la vuelta de las vacaciones como una especie de castigo (incluso quienes no padecemos de melancolía). El regreso a la normalidad y a la rutina se nos presenta cuesta arriba, como una penitencia que hemos de cumplir obligatoriamente: no hay elección.

Sin embargo, (dado que yo pienso que la Vida es bella) no es la Vida (con mayúscula), sino la vida (con minúscula) que nos hemos inventado la que nos hace infelices, creo que es ahora (no a primeros de año: un dígito no es una razón) cuando debemos reflexionar y plantearnos nuevos retos, nuevos proyectos. Siempre hay un viejo error que reconducir, algo que hacer, que mejorar, cosas que pueden hacer que nuestras vidas sean más sencillas, más atractivas, mejores, más ilusionantes.

Ahora tenemos por delante nueve meses (o toda una vida) para conseguir que nuestros propósitos se conviertan en realidad, diseñándolos en otoño (reflexión), para trabajar para llevarlos a cabo durante el invierno (oscuridad), vivir la felicidad de haberlos conseguido en primavera (renacimiento) y saborearlos en verano (eclosión de luz).

Os deseo a todos un feliz otoño, aunque sea un poco pronto.

Una resposta a “¡El otoño es hermoso!

  1. Me apunto!!!! Voy a reflexionar (ya tengo los codos sobre las rodillas), a trabajar a tope este invierno (mmmm, en casita, el calor y aroma del horno encendido, unos gruesos calcetines y una taza humeante) para renacer en primavera y materializar nuestro trabajo en verano. Me apunto!!!

    M'agrada

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s