La desconnexió

Las nueve…

“Las nueve revelaciones” és un llibre escrit per James Redfield, publicat per primer cop el 1993.

Per aquells que encara no l’heu llegit, cal dir que explica l’aventura en què es veu implicat el protagonista, que, guiat per la seva intuïció i per un seguit de coincidències que se li van presentant, emprèn la recerca d’un manuscrit que conté les claus per accedit a un nivell de consciència diferent, més elevat, que permet entendre el significat de les nostres vides, no individualment, sinó emmarcades en un context més global, més ampli.
Doncs bé, sembla que som a les portes d’accedir a una nova consciència. Si mireu el vídeo “Proyecto de oruga a mariposa” Guia para prepararse para la Meditación Mundial del 11-11-11 -cosa que us recomano-, veureu que es parla de que en algun moment de la història es va produir una desconnexió entre l’home i l’univers, sense entrar en més detalls.
No sé si és correcte, però a “Las nueve revelaciones” se’n parla, i m’ha semblat adient reproduir els paràgrafs del segon capítol en els que es dona l’explicació. És una conversa que mantenen el protagonista i el Dr. Dobson -un altre dels personatges- en l’avió que els porta a Perú. S’acaben de conèixer -casualment?- i parlen del que cadascú sap del manuscrit.
Després d’haver fet que s’imaginés vivint a l’Edat Mitjana, Dobson diu:
– El Manuscrito dice que el hecho crucial que hay que entender aquí es que cada aspecto del mundo medieval está definido en términos que no son de este mundo. Todos los fenómenos de la vida, desde una tormenta ocasional o un terremoto, hasta la cosecha más satisfactoria o la muerte de un ser querido, son definidos como frutos de la voluntad de Dios o de la malignidad del diablo. No existen conceptos como clima, fuerzas geológicas, horticultura o enfermedad. Todo eso vendrá después; por el momento usted cree a pies juntillas a los escolásticos: da por hecho que el mundo funciona exclusivamente por medios espirituales.
En Dobson va relatant els canvis que es van produir i afirma:
– A medida que el mundo medieval desaparece, todas las cosas que usted daba por sentadas necesitan nuevas definiciones, muy especialmente la naturaleza de Dios y la relación de usted con Dios.

– Con esta conciencia comienza la Edad Moderna. Hay un creciente espíritu democrático y una desconfianza masiva hacia la autoridad del papa y del rey. Las definiciones del universo basadas en la especulación o en la fe en los textos bíblicos ya no son aceptadas automáticamente. A pesar de la falta de certidumbres, las personas ya no querían arriesgarse a que un nuevo grupo sometiera a control su realidad, como habían hecho los clérigos. Si usted hubiera estado allí, probablemente habría participado en la creación de un mandato en favor de la ciencia. Habría dirigido la mirada a este vasto universo indefinido y habría pensado, como hicieron los pensadores de la época, que necesitábamos un método que generase consenso, una manera de explorar sistemáticamente el nuevo mundo que teníamos ante nuestro ojos. Y a esa nueva manera de descubrir la realidad la habría llamado método científico, que no consiste en otra cosa que en poner a prueba una idea sobre cómo opera el universo para llegar a alguna conclusión, y ofrecer esa conclusión a los otros para saber si están de acuerdo con ella.

– Y entonces tendrían preparados exploradores que saldrían a este nuevo universo provistos del método científico, y les habrían encomendado una misión histórica: explorar esta lugar y descubrir cómo funciona y qué significa el hecho de que nosotros nos encontremos vivos aquí.

– El Manuscrito afirma que en aquel punto comenzó la preocupación de la que ahora estamos despertando. Enviamos a aquellos exploradores para que regresaran con una explicación completa de nuestra existencia, pero no les fue posible regresar inmediatamente debido a la complejidad del universo.

– Cuando el método científico no pudo devolvernos una nueva imagen de Dios y del propósito que tiene la humanidad en  el planeta, la falta de certidumbre y de significado afectó profundamente la cultura occidental. Necesitábamos algo que hacer hasta que nuestros exploradores obtuvieran las respuestas a nuestras preguntas y, a la larga, llegamos a lo que parecía una solución muy lógica. Nos miramos unos a otros y dijimos: ‘Bien, puesto que nuestros exploradores todavía no han regresado con la verdad sobra nuestra situación espiritual, ¿por qué no nos instalamos en este nuevo mundo mientras esperamos? Estamos aprendiendo lo suficiente para manipular el mundo en nuestro beneficio, así que, ¿por qué no trabajamos para elevar nuestro nivel de vida y la sensación de seguridad que ahora tenemos? Y eso es lo que hicimos. ¡Cuatro siglos atrás! Nos quitamos de encima la sensación de estar aquí perdidos y nos hicimos cargo de las cosas, nos entretuvimos en conquistar la tierra y utilizar sus recursos para mejorar nuestra situación, y sólo ahora estamos en condiciones de ver lo que ocurrió, cuando nos acercamos al final del milenio. Para reemplazar la seguridad espiritual que habíamos perdido, nos extraviamos buscando una seguridad económica. La incógnita de por qué estamos vivos, de qué es en realidad lo que espiritualmente está pasando aquí, fue apartada a un lado lentamente, hasta quedar totalmente reprimida. Trabajar para establecer un estilo de supervivencia más confortable ha adquirido creciente importancia, y se ha convertido en una razón de ser. Gradual, metódicamente, hamos olvidado cuál era nuestro interrogante original… Hemos olvidado que todavía no sabemos para qué sobrevivimos.

Deixa aquí el teu comentari.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s